6/05/2007

Me mantuvo con vida



La válvula del corazón que me colocaron cuando tenía diez años, es literalmente la identificada en la fila de arriba, lado derecho de la fotografía. ¿Por qué estoy tan segura?

1. El cirujano cardiovasular que me operó en UNICAR me describió detalladamente la válvula y comentó que en Guatemala no se conocía materialmente una igual, únicamente en los libros de texto, por ser una de las primeras lanzadas al mercado, es de esperarse ya que me la colocaron cuando tenía diez años de edad.

2. La revista donde se realizó la publicación es guatemalteca, su edición es un año posterior a mi intervención y sorprendentemente esta fotografía y el artículo pertenecen a UNICAR.

3. Es la válvula que se encuentra más calcificada de todas, producto de los muchos años que funcionó en mi corazón.

Actualmente tengo dos válvulas St. Jude, que son iguales a la del lado izquierdo de la fila de abajo en la fotografía presentada.

Lo que puedo decir es que ese pequeño aparato colocado en mi corazón hace muchos años, me permitió alcanzar los sueños de niña, adolescente y adulta; y espero que los nuevos me permitan vivir para alcanzar los objetivos que aún me quedan por delante.
Agradezco cada día, el don de la vida y la segunda oportunidad que se me ha dado para disfrutarla.

5 comments:

Juan said...

LA CIENCIA es nuestra aliada en ese sentido...Pero lo demas esta en tus manos..verdad? Alimentacion, ehjercicio, espiritualidad, amor de los tuyos y los ajenos etc.
Sos una mujer valiente y me da gusto conocerte.

En mi caso he estado en un programa durante los ultimos tres años que se llama 'Intervencion Temprana'. Bueno mi hijo nacio superchiquito, prematuro al extremo y lo inscribimos en un proyecto de investigacion del desarrollo fisico y mental de niños prematuros, hay 8 diferentes terapias que vienen a mi casa a la semana y un constante monitoreo de todos los signos...la idea es sentar precedentes para generaciones futuras (suena como conejitos de laboratorio).
Un abrazo.

G.Ruiz said...

Monica, creo esa segunda oportunidad que se te dio ha sido y seguira siendo bien aprovechada, hay que agradecer a la ciencia que nos ha permitido tener segundas oportunidades.

Roberto Lone said...

Admiro tu entereza Mónica y tu estado de fe y esperanza son un ejemplo a seguir.

Te hago un enlace a mi blog para que sigas creciendo en este medio en señal de amistad y buena voluntad.

Que Dios te bendiga!

Mónica Lima Quinto M.A. said...

Juanito, gracias por tus conceptos, decime ¿Qué es el programa de intervención temprana? y ¿qué terapias le aplican a tu chiquito? si querés me contestás por correo.
Gustavo, la ciencia es increible, hace varios años, personas como yo, no hubieramos tenido la oportunidad de seguir viviendo.
Roberto, no creas que mi entereza es grande, a veces tambalea,pero siempre nos podemos apoyar en la fe, bien dicen que lo que no nos mata nos hace mas fuertes.
¡Saludos!

lanobil, said...

Seguro que la vida te devolverá la devoción que tu le profesas. Te felicito por tu blog. Un saludo y espero que puedas vivsitarme.