8/01/2007

Mi hija me enseñó

Hace algunos años, cuando Moniquita tenía como siete, era mi gran ilusión que fuera Médico, con una especialización ya fuera en cardiología, genética o internista. La visualizaba en una carrera científica, digna y de servicio.
Todos los días mirábamos series y películas donde los protagonistas eran los médicos , según yo, el “lavado de cerebro” iba a cumplir su cometido, incluso hablamos de que se fuera a estudiar a Cuba, ¡cuan equivocada estaba!
Conozco cómo los padres queremos que los hijos hagan lo que nosotros no pudimos, también conozco de casos en que los hijos han terminado verdaderamente frustrados por complacer a sus progenitores.
El año pasado, cuando Mónica estaba en segundo básico, me llegó con la noticia de que quería estudiar Ciencias de la Comunicación, publicidad o periodismo ¡Ho decepción! “Se le pasará, está muy joven”, decía para mis adentros, no la concebía como una personalidad diferente a la mía.
Le debíamos el regalo de los quince años, lo que pidió fue una guitarra eléctrica, es mas, dijo que iba a formar una “banda” con sus amigas de colegio, como no concretaba nada, me fue difícil creerle.
Hace como quince días, me vino con la noticia de que el colegio estaba promoviendo un concurso de talentos y que “su” banda iba a participar, se quedaba a practicar, y la semana pasada concursaron, fui a verla y …. Clasificó como finalista.
El día de ayer fue la final y ¡que creen?………. ¡ganaron el tercer lugar!, vi como se transformaba en el escenario, me encontré con una Mónica diferente y realmente me gustó su talento desconocido para mi.
Es algo que de sobra conozco, brindo orientación vocacional, le digo a los padres que no lo hagan, pero en el fondo había algo en mi que no quería, sin embargo de ello aprendí algunas lecciones : cuando deseamos realmente alcanzar una meta, pese a que los demás no crean en nosotros, vencemos diversos obstáculos y lo podemos lograr . Lo que aprendí en lo personal , es que hay que respetar la individualidad, los gustos de cada uno, hay que dejar a los hijos ser ellos mismos, aunque los sueños que teníamos para ellos no encuentren eco en nosotros.



14 comments:

ACENTUANDO said...

Mi hija aún esta pequeña y no he visualizado mucho que será ella de grande, aunque siempre he pensado que lo que ella quiera, por más que quisiera que fuera otra. Te felicito por ese orgullo que como mamá se que sentiste en la premiación y que siga tu hija enseñándote un poco más cada día.
Abrazos

reikiaduo said...

Pues hablando de experencias reales, un servidor estudió una carrera que no quería y para la que tampoco estaba en principio especialmente cualificado (aunque la pasé con bastante brillantez académica, y luego he sacado nº 1 en dos oposiciones, y eso)

Lo que yo queria hacer era Marketing, me apasionaba (y me apasiona) el enfoque al cliente, pero en mi casa querían otro ingeniero más y así fue

No me ha ido mal, que conste, pero por aquello de que después la vida funciona muchas veces "al margen".

De todas formas el mundo de la fitotecnia (mi especialidad de la carrera), es decir, el de la plantas, sí que me gusta y desde él fui evolucionando

Y hoy agradezco profundamente unas circunstancias vitales que me llevaron por ejemplo (al tener que desplazarme a estudiar en Madrid), a conocer a la que es mi deliciosa deliciosa deliciosa mujer

G.Ruiz said...

No cabe duda que los padres. siempre quieren lo mejor para nosotros los hijos, aunque a veces se equivoquen. el respetar la individualidad como señalaste y brindandoles todo el apoyo emocional y economico que se pueda es el mejor regalo de un padre a un hijo.
saludos y felicitaciones Monica jr. y su banda

Roberto Lone said...

Los padres siempre pensamos que lo que nosotros elegimos es lo mejor para los hijos. Hace muchos años me dí cuenta que no es así. Cada ser humano es distinto y se debe respetar su individualidad y enseñarle a que sociabilize con los demás para compartir.

A los padres nos toca que guiarlos, motivarlos y ayudarlos a que alcancen el objetivo.

Saludos Mónica!

Goathemala said...

Hay una frase de P. Coelho que no me gusta nada que dice algo así de que cuando pretendemos algo, el universo entero conspira para que lo obtengamos. Bonito y falso. Es evidente que al universo le interesa un bledo nuestro deseo pero aprovecho su licencia literaria y tu entrada para alabar la importancia de la voluntad. Una de esas palabras gastadas pero básicas.

Y me resulta simpático porque conozco muchos ejemplos. Creo que no tiene remedio, basta que uno encamine a su hijo hacia una cosa para que haga la contraria.

Pero ya ves, te sorprendió y seguro que lo hace genial y será una gran profesional de lo que quiera.

--
Saludos.

Mónica Lima Quinto said...

Acentuando, gracias por tus comentarios.
Reikiaduo, cuando me tocó elegir lo que iba a estudiar a nivel medio, yo ya había decidido ser maestra; mi papá me convenció que optara por Contabilidad, mas por darle gusto lo hice, pero a medio año, vi que no era lo mio (aunque al igual que tu me iba bastante bien) sin embargo hice el cambio para magisterio. Estoy feliz de haber tomado la decisión a tiempo, lo que me ha dado mucho márgen en la Psicología.
Gustavo, tenés razón, de hecho, Mónica es extrovertida, alegre, le gusta la parranda, amigable, lo contrario de mi; ella estará mejor en Ciencias de la Comunicación, incluso se ganó un concurso para hacer locución por un día en una radio. Estaba muy emocionada y feliz.
Roberto, de acuerdo contigo, los padres debemos únicamente guiar a nuestros hijos por el buen camino, NO elegir por ellos.
Goathemala, a mi parecer no hay que tomarlo tan literal; tengo conocimiento de que los que hace poesía, literatura, etc. emplean en algunos casos un lenguaje figurado, esa parte de Cohello (me encanta como escribe) representa para mi, que cuando tenemos un objetivo en la vida, luchamos con todas nuestras fuerzas y alcanzamos una parte del objetivo y una cosa lleva a la otra, creo que eso significa que el universo conspira para que lo logremos, sin embargo tu frase "al universo le importa un bledo nuestro deseo" me ha hecho mucha gracia.
Saludos a todos y todas y gracias por la visita

Pirata Cojo said...

Felicitaciones a la rockera y sobre todo a la mamá, por entender que sólo somos guías, para que escojan su derrotero.

Al rato es la próxima Shakira, quien sabe.

Calle Quimera said...

Esa es la gran equivocación que cometemos los padres, Mónica... Con la excusa (y también el deseo y el convencimiento, por supuesto)de que queremos lo mejor para ellos muchas veces proyectamos en ellos nuestras frustraciones, y por muy claro que tengamos que no es correcto, que podemos hacerlos infelices si los apartamos de su verdadera inclinación, raro es el padre o la madre que no procura orientarlos en la dirección que ellos quieren, olvidando estar atentos a lo que realmente desean los hijos. Creo que es algo inherente a la condición de ser padres... :-) Pero que tenemos que vigilarnos a nosotros mismos para no incurrir en ese error.

Felcidades a tu hija, debéis estar todos muy orgullosos de ella...

Excelente post; como siempre, para pensar..

Un beso.

Mónica Lima Quinto said...

Pirata cojo, muy de acuerdo contigo, solo somos guias, lo demàs les toca a ellos.
Calle quimera, siempre lo pensé así, sin embargo, el amor de madre me decía que no quería eso para mi hija, por los riesgos; en fin, hay dejarlos ser ellos mismos.
Saludos a todos

CHC said...

Muchas veces quisiera tener el ímpetu de cuando era adolescente, porque alcanzaba a hacer muchas cosas, que otros pensaban que no podría. Pareciera que los años me han hecho conformista, pero pr allí de vez en cuando me agarran esos impulsos, pero también a veces me reprimo por miedo.

Saludos Mónica!

Mónica Lima Quinto said...

Reprimirse por miedo es muy común entre los adultos; a mi me gusta mucho romper las piñatas, me parece muy alegre tirarse a recoger dulces, aunque después los reparto entre los mismos niños. Un día que fuimos a una piñata lo hice; a mi esposo no le gustó, dijo que yo ya "estaba grande para eso" ¿Quien lo dice?, los condicionamientos sociales nos impone ese tipo de normas, simple y sencillamente.
Abrazos, Chahi

La Filistea said...

¡Qué bonita se ve la Mónica asi!.

Enhora buena! y que logre hacer todo lo que se proponga.

Por favor decile que la felicito mucho.

Chaludos.

Calle Quimera said...

Los mensajes Parentales pueden resultar traumatizantes.Cuidado con ellos. Salud¡¡¡

Mónica Lima Quinto said...

Filistea y calle quimera, gracias por sus comentarios y visita