8/11/2007

Moniquita


Mónica de catorce y de cinco años
Le he tomado la palabra a goathemala, nuestro chapinísimo español y voy a contarles sobre mi hija Mónica.
Lo he explicado antes, pero para los que acaban de llegar, fui sometida a una operación del corazón cuando contaba con 10 años de edad. Después de casarme mi embarazo fue catalogado de alto riesgo, se programó la cesárea, pero comencé a sentir molestias quince días antes de la fecha y me atendieron de urgencia, la anestesia epidural no hacía su efecto, me aplicaron morfina para sedarme y durante la operación sufrí edema pulmonar por la acumulación normal de líquidos durante el embarazo y la condición deteriorada de mi corazón, por ello llamaron de emergencia al cardiólogo, quien sobrellevó la situación, así que el 2 de noviembre a las 12:15 A.M. nació Mónica. Por la aplicación de la morfina la bebé nació dormida y el examen de apgar se encontró por debajo de lo normal. El pediatra que me atendió me dio la noticia de que “la niña venía con una deficiencia, posiblemente de parálisis cerebral, porque no respondía al examen y me aconsejó, debería quererla a pesar de todo”, ya se pueden imaginar mi aflicción al recibir semejante noticia, yo era joven y estaba desesperada.


Creció, tuvo su desarrollo físico normal (gateo, caminata, habla, control de esfínteres, etc), el social e intelectual también. Comenzó su estudio formal y un día, cuando regresábamos a la casa (tenía siete años, si no mal recuerdo), llegamos y solo le quité los zapatos y la acomodé en la cama, como a las cuatro de la mañana me despertó una luz, era en su habitación, me levanté para apagarla pensando que ella lo había olvidado, cuando me asomé me di cuenta que mi pequeña hija ¡se encontraba realizando su tarea del día anterior!, me reprocho que no la hubiera despertado para realizarla; me impresionó sobre manera; yo he sido una estudiante responsable, pero nunca me levanté de muy pequeña a esas horas a realzar tareas pendientes.


Cuando cursaba segundo primaria me mandaron a decir por su medio que sería la abanderada de segundo grado para los festejos de independencia, la verdad no le creí, no por su capacidad sino porque los niños tienden a ser fantasiosos, le pregunté a la maestra y me dijo que efectivamente de las dos secciones, que eran aproximadamente 80 niñas, ella había obtenido las mejores calificaciones. Me sentí sumamente orgullosa estuve en el acto, me alegró porque sabía que se lo merecía, lo mismo pasó cuando estaba en tercero, ganó una medalla a la excelencia y en ese tiempo inauguraron la asociación de estudiantes del colegio, ella por sus cualidades ganó la presidencia, una niña de sexto grado la vicepresidencia, en cuarto grado recibió otra medalla a la excelencia.

Por el cambio de vivienda Mónica tuvo que cambiar de colegio, pero en quinto primaria que ingresó al nuevo, fue la candidata para reina de la Kermesse (cosa que en lo personal no comparto) y también fue abanderada.

Ahora quisiera encontrarme con el pediatra que dijo que la nena sufría “parálisis cerebral” y contarle lo equivocado que estaba, que no había nada mas fuera de la realidad que su erróneo diagnóstico, quisiera enumerarle los logros que ha alcanzado en su vida, sin embargo hay que darle el beneficio de la duda ya que asumo que era novato.


Quiero a Mónica como es, por sus valores, por su temperamento sanguíneo-colérico. Todas las personas que la conoce la admiran, la ponen de ejemplo, sus maestras, compañeras de estudio y amigas; delante de sus primos también ha asumido el liderazgo.


Cuando voy a recibir notas, siempre se me hace un nudo en la garganta, porque todas las maestras con que me topo, me felicitan por la hija que tengo; la identifican como una personalidad muy especial, colaboradora, estudiosa y lo mejor es que ayuda a las que van rezagadas.

Por supuesto que no es perfecta, a veces su temperamento la traiciona, es volátil, exigente y voluntariosa, por la simple razón de la herencia y de pasar catorce años como hija única; sin embargo, lo positivo rebasa lo negativo.


Ojalá que el destino le depare muchas experiencias tanto positivas, por que se las merece y negativas para que aprenda de ellas, que Dios la ayude a discernir para tomar las decisiones más sabias y que siga siendo “ella misma”, con todas sus virtudes y defectos.

22 comments:

Calle Quimera said...

Desde luego, Moniquita es una bendición... Te felicito vivamente por tener una hija como ella, y supongo que además de sus excelentes cualidades algo habrá hecho en ella la educación recibida, ¿verdad? Podéis estar orgulloso, de ella y de la manera en que la habéis educado.

Un fuerte beso para ambas, Mónica, y le deseo a tu hija toda la suerte del mundo.

Daniel de Witt said...

Leyendo esto no deja de indignarme el momento terrible que te hizo pasar aquel pediatra bocón.
Los médicos muchas veces no miden las palabras. Yo conozco un caso de una pareja a la que le diagnosticaron la imposibilidad de tener hijos. Lloraron a mares durante un tiempo. Ahora tienen 3 hijos. Pero quien les devuelve la angustia?
Y por cierto, felicitaciones para tu hija. Un abrazo.

Lizeth said...

¡Gloria a Dios que contra todo diagnòstico tu niña es completamente sana y ademàs muy inteligente!. Posiblemente el médico diagnosticò conforme a su experincia en esos casos, pero el plan de Dios para la vida de tu hija y de tu familia era otro.
Como dice esta porciòn de la Escritura:
" Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos mis caminos» dice el Señor" Isaìas55:8
"Entonces el Señor respondió a Jeremías: “Yo soy el Señor, el Dios de todo ser viviente. Nada hay imposible para mí" Jeremìas 32:26
Dios te siga bendiciendo.

G.Ruiz said...

Felicitaciones por tu Nena, honestamente como dice Daniel es indignante pensar en los momentos de angustia que te hizo vivir el medico que diagnostico la paralisis cerebral, pero que bueno que ese diagnostico haya sido equivocado, Ojala lo encontraras algun dia no para reprocharle, ni nada por el estilo sino para demostrarle que algunas veces los medicos deben profundizar un poco mas para entender las diversas circunstancias que se dan alrededor de cada paciente para evitarse diagnosticos equivocados que solo perturban la salud mental y fisica de quienes los reciben.
saludos

Mónica Lima Quinto said...
This comment has been removed by the author.
Mónica Lima Quinto said...

Calle quimera, alguien me dijo eso en una oportunidad, posiblemente algo hay de verdad pero yo creo que ella tiene lo suyo.
Daniel, menos mal que el diagnóstico fue erroneo, eso me enseña una cosa: todos nos equivocamos.
Lizeth, muy sabias y reconfortantes tus palabras.
Gustavito, tenés razón, lo peor de todo es que los médicos "nunca se equivocan", ni aceptan razones, aunque a todas vistas estén errados.
Gracias a todos por las felicitaciones, se las haré llegar a ella.

Pirata Cojo said...

Felicitaciones a la nena y también a la madre, que tiene mucha culpa que sea como es.

Abrazo grande.

Roberto Lone said...

Hola Mónica!

Felicidades por tu hija, que mejor regalo para una madre, que ver los frutos en sus hijos, ¿verdad?.

Ya que tu enseñas psicología, no se si supistes, que en Estados Unidos, varios psicólogos coincidieron en que sus pacientes mejoran notablemente cuando tienen fe.

Los médicos también se equivocan y también se enferman. Lo importante es la fe que tu le pusistes a esa situación, que nos cinfirma lo que estos especialistas han descubierto.

La Filistea said...

YO tambien creo como dijo Lizeth, (que bonito nombre) actuaron de acuerdo a su experiencia, y en parte tambien uno agradece que adviertan ciertas cosas aunque no salgan ciertas, pero al menos uno toma más cuidado en ciertos aspectos, aunque obvio la noticia puede ser un balde de agua fría.

Felicitaciones a Mónica por todo su esfuerzo y porque a sus 14 años, un edad bien difícil ella esté cumpliendo con sus obligaciones y de una forma estupenda.

Abrazos para tu linda familia Moniquiux!.

Mónica Lima Quinto said...

Roberto, si lo se, la fe mueve montañas, cuando deseamos que algo suceda, en verdad sucede ¿te acordás del efecto pigmaleon?
Pirata cojo, cuidado porque te lo voy a creer, pero gracias.
La filistea, muchas gracias por tus comentarios, Mónica actualmente tiene 15, en noviembre cumple 16 lo que sucede es que la de 15 la publiqué en el post de la herencia (los parecido entre los papás y las hijas)
Saludos a todos y gracias por la visita

CHC said...

Los medicos son humanos y como tales cometen errores...aunque uno asi es garrafal, como para demandarlo por todo el sufrimiento que te hizo pasar. Cuando yo era bebe, a mi mami le dijo un pediatra que yo tenia Lupus y que no iba a vivir mas que 1 año...y sigo aqui, por la gracia de Dios.

Felicidades Monica y que Dios las bendiga a las dos.

Mónica Lima Quinto said...

Chachi, tenés razón, errar es de humanos, así como lo que le pasó a tu mamá contigo. Lo que me ha enseñado la vida es a no afirmar algo hasta estar completamente segura. Saludos y muchas gracias.

Goathemala said...

El nacimiento de tu hija me recuerda al mío. Me bautizaron dos veces porque mi muerte sería inminente ya que nací con algunos defectos y mis padres no querían que abandonara este mundo sin estar bautizado. Imagino que su angustia
tú la entenderás perfectamente. Pasados los días, el niño que debiera morir se alimentaba que daba gusto. Al mes me bautizaron
de nuevo ya con toda la familia como invitada. Y hasta hoy.

Los médicos, en mi caso y en el de tu hija debiera medir las palabras.

Aquí lo conté (por si te interesa saber lo malito que nací):

http://goathemala.blogspot.com/2007/02/tal-da-como-maana-pero-de-1966-vino-al.html

No te preocupes por su carácter visceral que ya sabes que a determinadas edades es muy normal
y si te soy sincero prefiero personas así antes que pusilánimes y mansas.

Me alegro por ella y también por ti, se merecen la una a la otra.

--
Saludos.

Goathemala said...

No salió el enlace pero si vas a mi blog, en febrero verás una entrada que se llama el bebe con dos bautizos. Esa es.

Saludos y gracias.

TEA CUP CLUB said...

Que lindo y que bendicion tener a Monica, ella es un tesoro muy especial en tu vida que Dios te ha mandado.

Me gustaria mucho poner tu historia en nuestro blog, los dias lunes tengo un segmento que dice Cuentame tu historia y esto es algo que le ayudara a muchas personas y sobre todo a las del club.

No quisiera hacerlo sin tu autorizacion porfavor escribime a teacupclub@gmail.com.

Tenemos un club en Guatemala, y la proxima reunion es el 25 de agosto ojala nos pudieras acompanar y ver lo que estamos haciendo en el club.
Un beso de una chapina a otra chapina (vivo en Calif) y me emociona leer los blog de mis compatriotas Chapines.

Besos

Veronica

ACENTUANDO said...

te comprendo porque cuando tuve a mi nena la tuve por cesárea pues tenía preclampsia. Me asusté tanto y noté muchos errores y faltas de consideración en los medicos. Eso sí, mi nena no lloró, sino gritó, tanto que bajaron las enfermeras de otros pisos del hospital a averiguar qué pasaba. Desde que nació es voluntariosa y tiene un carácter díficil...pero la adoro y sé que con el tiempo me llegará a hacer sentir igual de orgullosa de ella que tú de tu Mónica.
Gracias por compartir algo tan personal e importante para ti.
Abrazo

Mónica Lima Quinto said...

Goathemala, ya leí lo de los dos bautizos, me alegra muchisimo que aquel niño se encuentre bien y que sea tan acusioso e inteligente, gracias por tus comentarios acerca de Mónica a mi también me alegra que su temperamento sea contrario al mio.
Tea club cup, por supuesto que lo autorizo, para mi el blog es un espacio en donde podamos dar esperanza al que sufre las mismas situaciones por donde hemos estado nosotros.
Acentuando, desde que están en el vientre son la aflicción y felicidad, en el futuro se convierten en nuestro orgullo y el canal por el cual nosotros trascendemos.
Felicidades a todos y gracias por la visita.

ale said...

Me encanta leer los escritos de las orgullosas madres :) y qué valiente tú por todo lo que pasaste para tener a tus niñas.

SCD said...

Creo que hay que verlo del lado positivo y no lamentarse de que el medico se haya equivocado sino decir que bueno que se equivocó, en cierta manera te hizo estar mas pendiente del desarrollo de tu hija, de darte cuenta satisfactoriamente que tus temores eran infundados.

¡Ya volví!... saludos!!!!!

Mónica Lima Quinto said...

Ale, quisiera agradecerte, pero en el momento no fuí tan valiente como tu crees, pero en fin, eso me hace valorar más a mis hijas.
SCD, precisamente, cada día que pasa lo atesoro como una bendición de que mis hijas han podido salir adelante y yo también.
Saludos y gracias por la visita.

TEA CUP CLUB said...

Monica trata de escribirme a estos otros dos:
veronicavillatoro@gmail.com o verovilla5@hotmail.com

La reunion es este sabado en casa de una amiga y me gustaria darte los contactos.

Besos

Veronica

Mónica Lima Quinto said...

Tea club cup, no tengás pena, te escribiré