7/10/2007

Fuente de inspiración

Es mi compañera favorita, a quien acudo cuando me siento agotada, es mi mayor fuente de descanso e inspiración. Me refiero a la soledad; a muchas personas les aflige o le temen, pero para mi es la mejor opción.
Eso no significa que no me deleite con la compañía de mi familia y amigos; pero en lo particular contar con unos momentos de privacidad me hace mucho bien.
En ese tiempo de aislamiento puedo disfrutar con la tranquilidad que me proporciona una buena melodía, clásica: Di blasio, Bocelli, concierto de marimba, instrumental o andina. Así mismo, puedo llenarme con un libro que me aporte crecimiento emocional: Cohello, Martín Descalzo, Vallés, etc.
O simplemente puedo estar a solas conmigo misma, en una caminata, contemplando las bellezas que la naturaleza nos regala, tomando una taza de chocolate, ordenando mis pensamientos y sentimientos, viviendo en su máximo esplendor, esos momentos únicos que nunca más se van a repetir.
Cuando las personas dicen que el tiempo se pasa mejor en reuniones sociales, consumiendo bebidas alcohólicas, bailando con música estridente, para mi es del todo falso a riesgo de parecer aburrida. Lo cierto es que cada quien tiene su forma particular de disfrutar el tiempo, la soledad repito, es para mi la mejor opción.
Pero como todo, los extremos son malos y nos perjudican, luego de mi tiempo de descanso debo aterrizar y conectarme nuevamente al mundo material. Con la Eldita (en Guatemala muchas personas anteponemos un pronombre antes de un nombre propio, aunque es de mal gusto y es incorrecto, la costumbre predomina) me cuesta un poco mas que antes aislarme, ya que los niños pequeños demandan mucho tiempo, el cual por cierto, disfruto mucho. Pero se que en los momentos cuando ella duerme y necesite recagar nuevamente baterias, puedo contar con mi compañera favorita: la soledad

10 comments:

G.Ruiz said...

Todos disfrutamos en algun momento de la soledad, siempre es bueno encontrarse con ella para meditar, relajarse y descansar, eso si sin abusar.

Saludos

Calle Quimera said...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Mónica. La soledad es necesaria, nos permite el reencuentro con nosotros mismos, nos da tiempo y oportunidad es escucharnos, de saber lo que sentimos...

Creo que yo también soy una "aburrida"..je.. Tampoco me gustan los sitios ruidosos, las diversiones al uso. Prefiero un buen libro, un buen disco...

Besos.

SCD said...

Claro, la soledad a veces es necesaria.
Saludos!!!!!

Juan said...

Cuando la vida profesional es intensa y la vida Domestica exigente, Cuando la salud es fragil, tener el tiempo para pasarla SOL@...es una bendicion que se traduce en ideas claras o en fantasias inspiradoras.
Un abrazo

Roberto Lone said...

Los humanos no podríamos tolerar un mundo sin un espacio para nosotros mismos.

La soledad, muchas veces se traduce como algo nefasto cuando se refiere a una relación de pareja, a un niño abandonado o a una persona adulta de la que nadie desea saber o cuidar, esa soledad si que es mala.

Pero la soledad que tu apelas aquí, es aquella que nos da nueva energía y que nos transporta a momentos más elevados de nuestra realidad condicionada a nuestro alrededor.

Yo personalmente necesito estar 2 horas diariamente solo, no se que sería sin ese preciado momento de mí. Esas dos horas me ayudan a vivir realmente la vida intensamente y a comunicarme con Dios, platicando, orando o simplemente pensando, y como tu lo haces, con una buena pieza musical.

La única diferencia es, que a mí si me gusta la bulla, la alegría, las sonrisas, etc... siempre y cuando no sean en un espectáculo que me contamine demasiado de la decadencia que los humanos somos capaces de crear y dispersar.

Excelente post!

Mónica Lima Quinto said...

Gustavo, lo maravilloso es que ese tiempo y espacio nos pertenece, es solo nuestro.
calle quimera, que bueno encontrarme con una alma gemela ¿no te parece?
scd, para mi, mas de lo que tu crees.
Juanito, así como planteás, tenés mucha razón.
Roberto, la verdad es que el tema de niños abandonados no lo había contemplado, tus ideas complementan las mias, gracias por tus conceptos.
Abrazos fraterno a tod@s

Goathemala said...

La soledad es buena en su justa medida. Siempre digo que es un poco como el alcohol. Es saludable un poco como tomar una copita de vino tinto al día.
Ahora bien exceder esa medida de forma continuada destroza a las personas.

Conozco personas devoradas por una vida de ensimismamiento y silencio de décadas.

Saludos.

Mónica Lima Quinto said...

Goathemala, en este sentido existen dos tipos de personas: los timidos, a los cuales la compania de otros no les gusta ya que se se sienten inadecuados; y los introvertidos, quienes se sienten bien con los demas pero se repliegan en si mismos para disfrutar esos momentos, yo me identifico con el segundo tipo.
Gracias por la visita

Calle Quimera said...

La Soledad ha sido compañera y amiga a lo largo de toda mi vida.Es verdad que su sabor en ocasiones es agridulce,pero no puedo negar que a pesar de ello son muchas las noches en que acudo a su encuentro.Me gusta soñar en soledad,amar en soledad. Besos. Salud¡¡¡.

Mónica Lima Quinto said...

Bien dicho calle quimera, los beneficios superan a los desencantos,
Saludos a ti tambien