7/14/2007

Dejando huella

Cuando me encontraba estudiando el ciclo de primaria me enseñaron como a muchos otros niños; que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren.
Ya de adulta, recordaba eso y me decía: ¡cielos!, ya nací, crecí, me reproduje….. y ¡solo me falta morir para completar el ciclo de la vida!; nada puede ser tan injusto luego de tanto esfuerzo personal en la vida, que ésta termine con la muerte.
Hace algunos años, escuché que el ser humano, como los seres vivos, nace crece, se reproduce, TRASCIENDE y muere. Eso me pareció más acorde a nuestra condición de “seres superiores”.
Y es que absolutamente todo lo que hacemos los seres humanos, lleva ese fin, el de dejar huella en el tiempo y en el espacio, es nuestra condición humana y divina.
Por ejemplo: varios españoles escriben poemas y cuentos con mucha propiedad, pintar dejando mensajes en las obras con gran habilidad, vivir en otro continente y trabajar arduamente con la gente de allá, darse a querer con los integrantes de una empresa que se dirige, exponer las bellezas de Guatemala y ser nominado por ello a un premio, mantener informada a las personas a través del periodismo, brindar puntos de vista sobre diversos temas dándole énfasis a la fe; y así, cada cual trasciende haciendo uso de sus habilidades particulares.
Trascender es entonces, dejar un legado a los demás a través de nuestra forma de pensar, de sentir, de nuestros talentos, etc. para ser recordados en la posteridad, en forma intencional o no.
La mayoría de personas trascendemos a través de nuestros hijos, se parezcan físicamente a nosotros o no, lo cierto es que llevan en la sangre nuestros genes e imitan nuestras actitudes o formas de comportamiento mediante la educación y el ejemplo que les brindemos, en forma positiva o negativa.
Repito, es nuestra herencia y regalo para la humanidad en el tiempo, el espacio y es inherente a nosotros, los seres humanos.
En algún lugar escuché que cada persona debe escribir un libro, sembrar un árbol y tener un hijo para trascender; yo he realizado las tres cosas, pero espero que aún se me conceda el tiempo necesario para brindar muchos otros aportes a la humanidad.

18 comments:

Alejandra Noemi said...

Monica
Que maravilla que hayas escrito en mi blog. Te cuento que en USA conoci gente maravillosa de Guatemala, mujeres muy sacrificadas que quieren sacar adelante a sus familias.
Una de mis compañeras mas queridas en la escuela, Sandra, es de tu pais.
TE mando un saludo cariñoso de las tierras de Neruda.
Ale
Antofagasta-Chile

Mónica Lima Quinto said...

Excelente que conozcás gente de mi pais y mas aún que se haya creado una gran amistad.
¿Por qué le dicen tierra de fuego a Chile?
Saludos desde Guatemala, la tierra de Miguel Angel Asturias (el gran Moyas)

Lizeth said...

Que bueno que Dios te ha permitido lograr tanto. Espero que el anhelo que hay en tu corazòn se cumpla. Dios te bendiga. Gracias por tu comentario.

Otra vez a viajar al olvido... said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Calle Quimera said...

Es cierto, Mónica, en general el hombre tiene esa necesidad de trascender, y creo que todos, cada cual a su manera, lo hacen... El albañil deja constancia de sí mismo en cada edificio que hace, el médico prolonga la vida de otros, el artista deja su huella imborrable... Todos dejamos algo nuestro en esta tierra.

Besos.

SCD said...

Tranquila, seguro que hay más cosas que se tienen que hacer en la vida... creo, jejeje.

A mi me falta lo del libro y tener hij@(s), espero tambien algun dia completar la lista ;-)

Saludos!!!!!

Daniel de Witt said...

Pocas ideas hay más reaccionarias que la de "nacer, crecer, reproducirse y morir".
Por qué?
Porque lleva implícita la idea de que no es necesario hacer nada, ya que de todas formas el destino inevitable es la muerte.
Si todas las personas hubieran creído en eso no hubiera habido inventos, héroes, mártires, en definitiva, seríamos meros animales, sólo con la capacidad de consumir.
No hay que ser muy despierto para advertir a quienes beneficia esa idea de la vida.
Muy bueno el post.
Un abrazo.

Daniel de Witt said...

Mónica, leí tu respuesta a mi amiga Alejandra Noemí.
No se le dice Tierra del Fuego a Chile.
Tierra del Fuego es una isla de forma triangular, que está al extremo sur de América del Sur, contigua al Estrecho de Magallanes.
La mitad occidental de la isla es de Chile, y la mitad oriental, de Argentina, aunque ha habido interminables controversias limítrofes.
Se la llama Tierra del Fuego, porque los índígenas que habitaban esa zona, que suele tener temperaturas bajísimas, se calentaban encendiendo pequeñas hogueras.
Los españoles, desde los barcos, veían ese espectáculo de fuego, y por eso la llamaron así.
Un abrazo.

Otra vez a viajar al olvido... said...

la autoestima de quien? para qué? y que pasa cuando no se tiene autoeso...?

mi despertar said...

Lindísimo tu blog, claro limpio auténtico

Goathemala said...

Maravilloso el tema. Cada día me alegro más de acercarme a tu espacio, aunque sea en una breve pausa.

Puede que sea vanidad pero en unas líneas me siento reflejado.

He sembrado y cuidado muchos árboles. No tengo hijos. No los tendré. Lo del libro lo veo difícil pero me divierto con lo que hago y me siento feliz divagando y jugando como cuando era un niño.

Y si a alguno le gusta; entonces, vuelo en sueños.

Saludos.

Roberto Lone said...

Excelente la fusión que haces física y espiritual. Es de allí que trascendemos, porque no somos materia nada más ni somos espíritu nada más.

La ciencia es una gran aliada del humano para investigar los procesos físicos u psicológicos por los que el ser humano encuentar vida, por eso que cuando anexas las cuestiones de fe, tenemos una amplia respuesta a nuestra existencia.

Los hijos heredan a los padres, a ambos, y si los padres furon mounstruosos así serán los hijos, si los padres han sido edificadores igual. Lo bueno es que podemos modificar, cambiar, es cuestión de actitud.

Sobre el libro, pienso que los blogs son parte de un libro abiertto de cada uno, y lo bueno, es que quién te lee lo hace constantemente. O sea que nos debemos sentir bien de que tengamos lectores. Esta es una nueva forma de escribir, estamos en la modernidad.

Mónica Lima Quinto said...

Lizeth, como quisiera que los logros que mencioné fueran todos mios, pero son de mis amigos los blogueros.
Calle quimera y esa es la dicha de nuestra naturaleza, que podemos hacer algo por los nuestros y por los demás.
scd, no lo dudo, vas a completar la lista.
Daniel, totalmente de acuerdo con tu comentario, como escribí, eso es lo que nos hace humanos, tener objetivos en la vida, sobre tu segundo comentario, le pregunté a Alejandra Noemí, porque nuestro catedrático en el ciclo básico siempre decía que a Chile se le conocía como Tierra de Fuego, pero gracias por la aclaración y por la enseñanza. Un gusto "leerte" Ché.
Otra vez viajar al olvido, te contesto en tu sitio.
Mi despertar, muchas gracias por tu comentario, me anima a seguir adelante.
Goathemala, me alegro que te sintás reflejado, esa era la intención, recapacitar un poco sobre nuestra vida.
Roberto, el darnos a conocer por este medio es como si estuvieramos escribiendo un libro, creo que tu publicaste algo al respecto, entonces, ¡también ya completaste!.
Muchas gracias a todos por su visita.

Calle Quimera said...

Me has emocionado. Abrazos.

ale said...

A mí también me enseñaron el tal asunto de "nacen-crecen-se reproducen-mueren" que recitábamos como letanía en la clase de ciencias. Entre todo eso se les olvidó poner "viven" y como tú bien dijiste, trascienden. Soy gran fan de los escritos de Thoreau y su mensaje sobre "esforzarnos por vivir la vida que imaginamos." Creo que eso es parte de trascender, el imaginarnos nuestra vida y respetar nuestros sueños.

Pienso en los millones de personas que no pueden pasar del "nacen-crecen, etc." y que más que vivir, se la pasan sobreviviendo.

Gracias por tu entrada tan cierta.

Mónica Lima Quinto said...

Ale, eso de la gente que sobrevive es una gran verdad, para mi se da por dos razones: 1. el aspecto económico 2. el conformismo.
Saludos al Congo

La Filistea said...

Cuando te leí al principio experimenté ese rechazo por la muerte porque la verdad por muy canija que la vida se ponga a veces, es bien bonito estar vivo, y más aún como vos decís cuando se trasciende.

¡Qué bueno que contamos con el internet! tambien se nos acortan las distancias se nos facilitan muchas cosas para expresar lo que sentimos!

Ciao,ciao.

Mónica Lima Quinto said...

Filistea: estar en el blog me encanta, es como si estuvieramos sosteniendo conversaciones múltiples con varias personas de diversos temas y podemos conectarnos con las emociones de las personas.