5/28/2007

La cotidianidad


Hace aproximadamente seis años corría, (aunque en ese tiempo desconocía que era un ejercicio contraproducente para mi) después de la operación caminaba, antes del embarazo bicicleteaba por los alrededores, pero desde mi nueva condición de madre por segunda vez, no he tenido tiempo de hacer ejercicio en forma sistemática; sin embargo este fin de semana que Elda se enfermó, tuve la necesidad de ir con ella a dar un paseo a pie, porque se sentía aburrida. Donde yo vivo es un lugar rodeado por mucha fauna y flora, el paisaje es realmente fascinante, casi paradisíaco; me encantó el paseo porque ya llevaba varios meses de “encierro”.
Dentro de mis propósitos inmediatos se encuentra, salir con mas frecuencia, es decir, no solo al trabajo, la universidad, el hospital; increiblemente la rutina nos hace insensibles, es decir, realizar las actividades de toda la semana sin tener un tiempo propio, lo cual nos ayuda no solo a desestresarnos sino también contribuye a mejorar nuestra salud física y mental.

6 comments:

Juan said...

Proba con natacion para el mantenimiento muscular...Las caminatas son una meditacion y limpian mucho.
Que suerte que estas rodeada de naturaleza.

La Filistea said...

Yo estoy por mudarme a un lugar verdaderamente lindo, donde tengo el rio Hudson cerca, y es bellísimo más en invierno cuando caen esas barbaridades de nieve.

Ahorita estoy metida en un lugar donde si veo por la ventana todo es asfalto y edificios. Donde vivís Mónica.

Se ve bien chilero!"

Mónica Lima Quinto M.A. said...

Vivir en lugares urbanos tiene su pro y su contra, aunque para mantenerse relajado es mejor vivir en contacto con la naturaleza, Vivo en San José Pinula, a 45 minutos de la Capital.

G.Ruiz said...

Realmente dar paseos a pie son una buena terapia para el alma ya que muchas veces encontras atravez de estos el espacio para meditar, observar y disfrutar de lo hermoso que es vivir.

Goathemala said...

Yo vengo muchas veces en bicicleta a trabajar y también suelo correr pero tomándome el pulso para evitar sobresfuerzos.

Mónica Lima Quinto said...

Gustavo, absolutamente de acuerdo, el caminar es como una autoterapia.
Gohatemala, simple curiosidad, si es español, ¿Por qué el nombre?