9/10/2007

Adicción al trabajo

Reconozco que hace unos pocos años me he dado cuenta que poseo una característica aplaudida socialmente: la adicción al trabajo.

Los adictos al trabajo sentimos la necesidad de controlar y esperar la perfección de nosotros y de los demás. Por lo general, somos individuos impacientes e irritables que no sabemos delegar tareas, relajarnos ni divertirnos. La salud y el entorno familiar sufren las consecuencias y ese modelo lo transmitimos muchas veces a los hijos.

Los rasgos clásicos de los adictos al trabajo son variables: perfeccionismo, tendencia al logro, necesidad de sentir que tenemos el control y preferencia por el trabajo individual más que en grupo.

Pese a afectar a millones de personas en el mundo, la adicción al trabajo recién comenzó a estudiarse más exhaustivamente a fines de la década del 80, cuando los profesionales de la salud se dieron cuenta que era causal de otras enfermedades cardio y cerebrovasculares, trastornos psicosomáticos, digestivos y osteomusculares; además de problemas afectivos y familiares. Según un informe del Hospital de Clínicas, los adictos al trabajo o " workholics", utilizamos nuestro empleo como una manera de escapar de lo temido y transforman nuestra casa en otra oficina.

A diferencia de otras dependencias, la adicción al trabajo hace a las personas que la padecemos muy eficientes en el trabajo, tan es así que esta tendencia a trabajar en exceso, por encima de los propios límites y necesidades personales, por mera dependencia psicológica al trabajo, ha sido llamada también "el dolor que otros aplauden" esto de alguna manera, parece disculpar o por lo menos encubrir esta alteración, por lo mismo podemos permanecer durante muchos años sin darnos cuenta de la adicción y sin hacer nada para solucionarla.
Trabajar excesivamente, vivir atado al celular, estar conectado siempre a Internet, no relajarse y querer realizar muchas tareas al mismo tiempo no solo estresa y produce el llamado quemarse en el trabajo, sino que altera y perturba la vida familiar.

En general, esta adicción me agota bastante, tengo muchas cosas pendientes, pero cuando se da la oportunidad de descansar siempre busco en que ocuparme y en realidad me siento sumamente incómoda, antes la situación era mucho peor, pero a raíz de mi segunda operación del corazón, me he calmado bastante.

A decir verdad es la más benigna de las adicciones ¿usted que opina?

19 comments:

El Reportero Chispudo said...

No es precisamente la mas benigna de las adicciones, a veces puede ser igual de perjudicial en las relaciones sociales y personales. A mi por ejemplo me resulta molesto cuando quedo con amigos que no hacen mas que hablar de su trabajo o siempre están quejándose de que trabajan mucho o que sin ellos su empresa se viene abajo, a algunos incluso les molesta cuando otra persona no tiene ese estrés por ver la vida diferente. Trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Mónica Lima Quinto said...

De acuerdo, pero recordate que es una "adicción", una vez que empezás a trabajar, no te podés detener, igual que el alcoholismo, solo que la diferencia acá es que debes trabajar para vivir; deberían existir grupos de los doce pasos para ello. Saludos y gracias por la visita

G.Ruiz said...

Que bien me he sentido de saber que no soy el unico con este problema (workholics), pero que rico se siente cuando te aplauden.

Saludos

Mónica Lima Quinto said...

Gustavo, no lo había pensado, pero así es, sin embargo hay que sopesar que vale más, si el reconocimiento o los problemas familiares que te puede acarrear.
Saludos y gracias por la visita.

Daniel de Witt said...

Bueno, la verdad que estoy muy lejos de esa adicción.
No es que sea un vago, pero me tomo las cosas con tranquilidad. Trato de hacer las cosas lo mejor posible, pero siempre siendo consciente que mi vida está en otro lado, y que el trabajo es la fuente de recursos necesaria para hacer lo que realmente deseo. Cuando no estoy trabajando, ni me acuerdo que aquello existe.
Yo siempre tengo un dicho, que me parece apropiado: "imaginen que malo es el trabajo, que hasta te pagan por hacerlo".
Un abrazo.

reikiaduo said...

Mecanismo de huida ¿pero qué te voy a contar a ti?

Y no solo es el trabajo, huimos como desesperados del desafío que supondría centrarnos en percibir (o no) el deleite de este momento, y cualquier forma de huida nos vale

Pirata Cojo said...

Creo que esta adicción en parte se debe a un exagerado sentido de responsbilidad, heredado en casa, la generación anterior a la nuestra, no tuvo acceso a muchos estudios, en la mayoría de casos migraron a la capital para mejorar su calidad de vida, por lo que tener un trabajo asegurado, los responsabilizaba enormemente.

Después de cuatro años y medio de ser independiente en mis labores, he aprendido a darle su tiempo a cada actividad. no llegaré a ser Bill Gates, pero vivo bien y con eso me basta.

Abrazo greande amiga y cuidado con el relojito, bobo lo llaman en Uruguay, porque nunca deja de trabajar.

Mónica Lima Quinto said...

Daniel, muy buena tu filosofía, me agrada.

Reikiaduo, la explicación a las adicciones tiene una explicación como tu bien lo has dicho, es huìr de la intimidad con nosotros mismos, recordate que "en casa de herrero, cuchillo de palo".

Pirata, no es tanto la responsabilidad institucional o empresarial, es el hecho de "necesitar estar ocupado siempre". Cuando me encuentro de vacaciones, me desespero porque necesito algún proyecto que cumplir, ahora que lo recuerdo mi papá era exactamente igual.

Calle Quimera said...

hay adicciones mucho peores para la salud de quien la padece, claro, pero una adicción es siempre una adicción, y ensombrece la vida del adicto, sea lo que sea. Tampoco es "peligrosa" la dependencia de internet, y cada vez causa más estragos...

Besitos, Mónica, y cuídate mucho. La vida no es más que una, y merece la pena ser vivida.

Goathemala said...

Desconectar de todo es muy necesario. En estas vacaciones que hemos tenido, lo más tecnológico que he tenido ha sido el carro. Ni ordenadores, ni internet, ni celulares.

Y sí. Hay temporadas en las que el repunte de trabajo me hace parecer adicción pero se me pasa pronto. El ocio es mucho más gratificante (excepto en lo económico).

--
Saludos y un abrazo a todos de bienvenida.

reikiaduo said...

Sí, pero no pasa nada o ¡qué nos hubieran fabricado mejor! (es broma, admiro al "fabricante" que nos "fabricó")

Una hábito dicen los que dicen que entienden, se quita con otro hábito; una adicción con otra adicción

Así que mi "menda" está "currándose" una dicción nueva para mí: sentir momentos de felicidad, y cuantos más mejor

Mónica Lima Quinto said...

Calle quimera, Reikiaduo y Goathemala, tienen toda la razón, sin embargo existen adicciones que son mucho mas dañinas y no solo me refiero a las sustancias que alteran la bioquímica del cerebro, sino también al sexo, juego, comida, codependencia, etc.
Como adicción es dañina, pero ¿cuánto nos puede gratificar el alcohol, tabaco, sexo, dinero? asumo que es un breve momeno y ¿el trabajo?, la respuesta es de y para ustedes.
El trabajo es la mayor realización del hombre, opino al contrario de lo que piensa Daniel, cuando oriento a los patojos de ciclo básico para sus estudios de diversificado, les digo que deben elegir algo que les guste hacer, porque además de sentirse satisfechos, reciben una recompensa económicaan y esa es una doble gratificación para nuestros paises capitalistas.
Aún así, reconozco que necesito un tiempo de ocio para mantener la homeostasis de mi organismo.
Muchísimas gracias a todos y a todas por sus comentarios.

Mónica Lima Quinto said...

Se me pasaba por alto, bienvenido Goatehamala, espero que hayas descansado y tomado aire.

Lizeth said...

Si lo que haces te gusta, si disfrutas hacièndolo entonces no es trabajo aunque te paguen por hacerlo. Yo veò a mi hijo mayor que es catedràtico de diversificado, le encanta lo que hace, se divierte muchìsimo dando clases a los jòvenes y ellos con el, y ademàs le pagan por hacerlo. Aunque estoy jubilada, tambien disfrutè dando clases, ahora en mi casa ayudo a cuidar a mis nietas y tampoco me parece trabajo, pero todo lo demas de la casa si que es trabajo para mi, asì que lo hago por pura necesidad.
Buscando un dìa la etimologìa de la palabra encontre esta:
"Trabajo:la palabra trabajo viene de trabajar y esta del latìn tripaliare. Tripaliare viene tripalium (tres palos). Tripalium era un yugo hecho con tres palos a los cuales amarraban a los esclavos para azotarlos" ,dice`màs pero me sirviò para entender que lo que nos gusta hacer no es trabajo. Y respecto a la adicciòn a estar siempre haciendo algo, creo que si debe ser para escapar de otra cosa que nos desagrada, aunque creo que siempre estamos haciendo algo, aunque sea durmiendo.
Dios te bendiga.

La Filistea said...

Mónica:
¿Cómo estas?.
Yo un tiempo fui adicta al trabajo y me perdí de muchas cosas, que en un tiempo me arrepentí muchísimo, eventos que sucedieron con mi familia que ahora los veo como momentos en verdad importantes.

Vengo de un padre igual, adicción al trabajo y muchas cosas se derivaron de ésto, por eso creo que de pronto si puede ser una adicción no tan buena, porque los hábitos que pueden llegar a derivarse de esto pueden ser entre ellos, él que desatiendas ciertas áreas de tus hijos y familia que aunque no te des cuenta están pidiendo más atención a gritos.

..saludos.

ale said...

A mí me encanta lo que hago pero me distraigo con cualquier cosa :) Para avanzar en mis informes me tengo que encerrar en el apartamento sin muchas distracciones. Siempre he sido así. Cuando estoy en trabajo de campo es fácil, porque estoy inmersa completamente, pero al volver a las ciudades...ay ay ay. No hay nada que me guste más que andar baboseando :)

Mónica Lima Quinto said...

Lizeth, ¡contigo platico!, diste en el clavo, comparto tu opinión absolutamente,

Fili, lamentablemente las actitudes se aprenden principalmente de los padres, he tratado aunque no me lo creas, de no desatender a mi familia, principalmente a las niñas, pero creo que los triunfos académicos, trabajo, etc. al final le cobran a uno la factura.

Ale, tu actitud mas bien es la pérdida de la concentración en los trabajos de escritorio, mas no de los de campo, cada quien es cada quien.
Gracias por su visita y que Dios me las bendiga.

TEA CUP CLUB said...

El trabajar es algo que ahora en estos tiempos es necesario en ambos sexos, dice el dicho un solo leno no arde y con las situaciones economicas que afrontamos en nuestros paises y en nuestro hogares es necesario a veces hasta tener dos trabajos. Hay personas que tienen la suerte de no tener que trabajar y en hora bueno por eso, pero el mismo sistma nos hace workholics....

Monica escribime, no encuentro tu email y te quiero mandar la informacion de la reunion este sabado 22 a las 3:30, ojala nos podas acompanar, sera muy lindo compartir ese dia contigo y conocerte.

Gracias por el comentario que has dejado en casita, ya sabes que siempre es muy lindo leerte

Abrazos

Veronica teacupclub@gmail.com

Mónica Lima Quinto said...

Verónica, gracias por tu comentario, te voy a escribir.