5/05/2008

¿Estrellita dónde estás?


Recién salida del hospital

Una de sus recientes fotografías


En una oportunidad anterior ya les he compartido esta historia, pero por lo próximo del DIA DE LA MADRE, me pareció oportuno volver a recordarlo, además de sentirme muy emocionada y satisfecha con los logros de Elda

Ya saben que pasado por dos operaciones a corazón abierto. A finales del año 2,005, cuando asistí a mi chequeo de rutina con el cardiólogo, le conté algo preocupada que mi período menstrual tenía un retraso de tres semanas, yo pensaba que era consecuencia de complicaciones con el medicamento anticoagulante que utilizo a diario; el médico se mostró sumamente preocupado y en el mismo instante me dijo que me harían una prueba de embarazo y que esperara el resultado.

Cuando entré nuevamente a su clínica, sus palabras fueron las siguientes: “Tenemos problemas, está embarazada”, le pregunté la razón del problema y adujo que los medicamentos anticoagulantes producen deformidades en el feto, realmente pensé que el diagnóstico pintaba mal.

Fui referida a la ginecóloga la que me advirtió que por tratarse de un embarazo de muy alto riesgo, me iba a referir a otra unidad, a estas alturas yo estaba angustiada y pregunté si mi bebé estaría bien, ella me dijo que harían lo posible por salvar la vida del bebé pero que en caso de escoger entre él y yo, no habría ninguna duda que se inclinarían por mi; no conforme con esos criterios busqué las opiniones de otros cardiólogos, las que lamentablemente y a mi pesar coincidían con las anteriores.

En la unidad a la que fui referida me atendió un nuevo cardiólogo quien me mandó a realizar dos exámenes decisivos: un ecocardiograma y un holter (electrocardiograma de 24 horas), mientras llegaban los resultados, mi embarazo transcurrió entre la ilusión y la angustia, era de esperar que todo el tiempo que duró, la pasara suspendida reposando en casa.

En un intento desesperado, decidí suspender los medicamentos que me salvaban la vida, por no dañar la de él; cuando llegué a consulta con mi cardiólogo de muchos años, el Dr. Mora le conté la medida realizada, me dijo que siendo así no sería ni yo ni el bebé.

Cuando llegaron los resultados de los exámenes realizados el cardiólogo me dijo que mi corazón estaba funcionando inadecuadamente, que tenía espacios de dos segundos a lo largo del día en donde se detenía y que era urgente que se me pusiera un marcapasos, para lo cual había que concluir el embarazo y practicar un legrado, en ese instante recordé las palabras de la ginecóloga que me vio inicialmente. Ha sido la noticia más devastadora que he recibido en mi vida, por esos días, soñé con un ángel, a quien le pregunté por mi bebé, me respondió que no me preocupara que era una niña y estaba bien, le pregunté el nombre a ese ser de la luz, me respondió que era el arcángel Gabriel.

Mi hija nació prematuramente a las 32 semanas de embarazo, el 21 de marzo de 2,006; pasó alrededor de un mes en una incubadora, con un respirador mecánico, no puedo detallar a cabalidad los sentimientos devastadores que me inundaron en sus primeros días de su vida, sin embargo en contra de todo pronóstico, goza de buena salud, es inteligente y comenzó a decir sus primeras palabras a los diez meses; por nombre le pusimos Elda, que además de ser el nombre de mi madre, quiere decir luchadora y Gabriela en agradecimiento al Arcángel portador de la noticia que Dios me envió.

Ha sido una bendición, alegría y por qué no decirlo, un cambio en la rutina de nuestras vidas; por la misma razón en ciertos momentos le pido a Dios paciencia. En estos días ha aprendido su primera oración que es parte de una conocida canción infantil “¿Estrellita donde estas?”, para mis adentros respondo: entre nosotros, Elda









15 comments:

Lizeth said...

Que bella niña¡¡¡ y que privilegio que Dios haya enviado a su mensajero a darte la noticia.
Ahora es el tiempo de disfrutar de su niñez.
Dios te bendiga Mònica y a tu preciosa familia.

EDS said...

¡Qué historia! cuando se pasa por esas cosas, Dios le da a uno fuerzas extraordinarias para tomar las decisiones correctas aun contra todo pronóstico.

Nosotros pasamos una experiencia similar, cuando tengas un tiempito ojalá puedas leerla aquí:

http://edduso.blogspot.com/2007/12/dos-con-quince.html

Saludos y felicitaciones por esa niña tan linda!

Mónica Lima Quinto said...

Lizeth, muchas gracias por tus palabras, en realidad considero que fué otro de los tantos milagros que Dios nos ha dado como familia.

eds, tu historia realmente me conmovió, me recordar tantas cosas, que por falta de tiempo no las anoté, te sé decir que en el IGSS en la unidad de neonatología fué donde estuvo Elda su primer mes, la atención fué muy buena para ella, no todo es malo, pero en esas circunstancias uno quisiera que la gente fuera empàtica mayormente en los profesionales de la salud, a veces las cosas no salen así, felicidades y que dicha la tuya de tener tu propio retoño.

Goathemala said...

¿Tenemos problemas, está embarazada? ¿Eso te dijeron? Menuda sensibilidad, muchas veces alucino con el tacto de los médicos.

Esos sueños premonitorios son inquietantes. Un Ser de Luz, una emanación Divina. Me imagino los duros momentos de tu familia. Sea como fuere el resultado es maravilloso, es una preciosa niña, ¿eso ya lo sabes no?

Saludos, amiga.

SCD said...

Por historias como esta es que valen la pena los blogs, sino ¿como las conoceriamos?

Preciosa niña, suena repetitivo pero es inevitable expresarlo.

Saludos y feliz dia de la madres!!!

La Filistea said...
This comment has been removed by the author.
La Filistea said...

¡Hermosa tu hija! Hermosas tus palabras, todo lo que pusiste Mónica.
Personalmente te agradezco este tema.

Sé lo que se siente tener un hijo prematuro, mi Aarón nació de seis meses y si lo vieras ahora grande y sano. Esos momentos nos desgastan, como madres tratando de ser la mejor incubadora y diariamente pidiendo a Dios que se mantenga ahí.Qué te lo deje (entre suplicas y mucha fe).
No digamos el padre, que también sufre de verte y se sienten impotentes de no poder ayudar, más no saben que con la compañía y el apoyo están haciendo lo suficiente.

Que tu estrellita siga brillando.

Abrazos fraternales.

Pirata Cojo said...

¡Preciosa estrella!, me uno a las felicitaciones, muy tierno tu tema.

Roberto Lone said...

Hola Mónica.

Esta historia me hizo palpitar el corazón, haz sabido decifrarnos por pasos lo que una Madre siente cuando se tiene el privilegio de darle vida a un ser con un pronóstico médico terrible.

No entiendo como hay mujeres que desprecian a sus hijas e hijos, no lo comprendo aún.

En ese deseo grande que todo salga bien, y con esa fe, Dios nos habla y se dirije a nosotros en sueños: "Te dice, todo va a estar bien".

Feliz día de las Madres desde yá, y que Dios te bendiga a ti, tus hijas (os) y tu hogar.

EL ENMASCARADO said...

Que buena nota.



Entre los doctores, tu fuerza, el amor de tu hija y el respeto de tus amigos virtuales..Feliz dia de las madres!
saludos mi cuata.

Mónica Lima Quinto said...

Goathemala, poco tacto del médico pero estaba en lo cierto, era mucho el riesto pero a Dios gracias mi niña está sana.

SCD, precisamente por eso me tomo el tiempo de contar mis historias, para que alguien se beneficie de ellas, gracias por las felicitaciones.

Filistea, no sabía que tu Aaron era prematuro, pero nos entendemos, similares sentimientos, recuerdo que mi esposo le dijo a Móniquita con lágimas en los ojos: ojalá que Dios nos la deje.

Pirata cojo, gracias por los deseos, tu sabés que ser padre o madre es una gran bendición

Roberto, ese sueño para mi fué tranquilizador, en el fondo sabía que todo estaría bien, fué pocos días antes que Elda decidiera venir al mundo.

Muchas gracias Juan, hemos pasado casi por lo mismo.

Gracias a todos por sus comentarios y los estaré visitando

Saludos,

PROSÓDICA said...

Muy tierna tu historia Monica y se por lo que pasestes pues con mi Cristina, por que me dio preclamsia tuvo que nacer prematura tambien y son momentos que nos marcan como seres humanos.

Ya me preguntaba quien era la otra estrellita que brillaba a la par de la mia.

abrazos y felicidades.

CHC said...

Los medicos a veces no miden la fuerza de sus disgnosticos. Se los avientan sin mas ni mas. Pero hay un poder mucho mas grande que cualquier diagnostico malo, el poder de Dios.

Un abrazote Monica y que Dios te bendiga y a tu bella familia. Admiro tu fortaleza.

Mónica Lima Quinto said...

Prosodica, cuando la nena estuvo en la sala de neonatos, muchos de sus "compañeritos" fallecieron, pero yo se que cada una de esas estrellitas que no logró brillar en la tierra lo está haciendo en el cielo. Bonito el nombre de tu nena.

Chachi, así es el mundo chachi, que le vamos a hacer mas que sobrepponernos a esos golpes duros que nos dan los mèdicos.
Gracias por tus palabras

Goathemala said...

Experiencias como esa le congratulan a uno con la vida.

Una mirada que derrite la de la cría.

Saludos.