3/28/2008

vicisitudes



En algún post anterior comenté que estoy realizando mi tesis doctoral con pacientes de UNICAR (Unidad de Cirugía Cardiovascular de Guatemala) por dos razones, la primera es porque he sido paciente de la unidad, lo que me hace reunir la experiencia necesaria para saber a ciencia cierta lo que estoy investigando y la segunda es porque estoy convencida que el ser humano como ser integral no solo se le debe abordar desde el punto de vista fisiológico sino también emocional, ya que somos una dualidad: mente y cuerpo. Por la misma razón, la cirugía per se, es causante de ansiedad para el paciente que la vive.


Durante el último mes, he tenido que desplazarme a UNICAR casi diariamente, lo que implica un coste físico: por la distancia y el cansancio que manejar implica para mi, emocional: porque he tenido que enfrentar emociones que aún me lastiman y creía que ya estaban resueltas y monetario: por el desembolso en el traslado y alimentación, aún me quedan algunos meses más, ya que solamente he contactado la mitad de la población del grupo control, y aun tengo que trabajar el grupo experimental, sin embargo, estoy convencida que va a ser un aporte interesante a la Psicología hospitalaria.


La investigación se va a llevar a cabo por comparación de dos grupos para verificar una hipótesis, hablamos de un grupo control y uno experimental. Con el grupo control (que es la fase en la que me encuentro) debo aplicar una escala de ansiedad antes de la intervención quirúrgica y una después de la misma, sin ningún tipo de intervención terapéutica por mi parte, con el grupo experimental se utiliza la misma secuencia con la diferencia que se realiza una intervención terapéutica antes de la cirugía; la hipótesis es que la intervención terapéutica en la fase pre operatoria, disminuye los niveles de ansiedad y como consecuencia, se observan menos complicaciones durante la fase postoperatoria.


Me he visto en un dilema ético: el médico tratante al entrevistar a una paciente, recién casada, de 36 años de edad, con todo el derecho, deseo humano y la ilusión de procrear hijos; le dijo con toda la sinceridad y razón, que no podía concebir hijos por los medicamentos que iba a tomar de por vida después de la operación, los cuales causan deformidades en el feto y a veces la muerte a la madre, que para evitar cualquier complicación era mejor esterilizarse; la vi bastante angustiada por la noticia, sumamente afligida, según el curso de la investigación no debía intervenir, pero me quedó un sabor amargo en la boca, me vi tentada a contarle mi historia, internamente desfilaron en mi mente las siguientes interrogantes: ¿Acaso no se trata de un ser humano con la misma aflicción que yo sentí hace algún tiempo? ¿Estaría faltando a la ética profesional al contarle detalles que pudieran brindarle esperanzas? ¿Arruinaría mi intervención la objetividad del estudio? ¿Y si las cosas no le resultaran tan favorables como a mi? ¿Y si a la postre en lugar de beneficiarla le causara una aflicción mayor de la que tenía en ese momento?, pese a mis dudas y sentimientos decidí seguir el curso de la investigación, lamentablemente su congoja va a servir para beneficiar con apoyo emocional a los pacientes que se encuentran en similares circunstancias, pero mi lucha interna ha sido bastante dura a la fecha y no solamente por ella, sino por que me he topado con otros pacientes muy afligidos que tienen el derecho de recibir palabras de aliento y esperanza.

16 comments:

Claudia said...

Hola, mi mamá será operada en Unicar y los sentimientos que esto esta generandole son muy dificiles de manejar, ella es diabetica y debe de mantener un nivel de tranquilidad bastante alto pero con las complicaciones que esto conlleva y el tiempo de espera en que CAMIP tome para autorizar la operación esta llevandola a un estado de salud bastante dificil, después de la noticia en una semana visitó tres veces la emergencia del IGSS, es muy dificil cuando le dicen a uno todos los riesgos de una operacion.

CHC said...

Animo amiga, tu puedes hacer eso y mucho mas. La labor que logres hacer por todas las personas de Unicar, sera valiosisima.

Te felicito y espero que pronto me invites a tu graduacion.

Un abrazote.

Pirata Cojo said...

A mi hija Gaby también le dijeron que no podrá tener hijos, lo tomó muy bien aparentemente, pero nos da muchísima pena que más adelante le afecte.

Siempre es bueno leerte, ¡ánimo!

Roberto Lone said...

Es difícil poder dar palabras de aliento en condiciones críticas de salud, que más quisiera uno aportar, pero muchas veces nos debemos de poner en los zapatos de todas esas personas que sufren males físicos que contribuyen a males emocionales.

Te felicito, por ese esfuerzo que haces diariamente y espero que tus objetivos los logres para con la gente en Unicar. No te fatigues, porque es malo para la salud, simpre descansa en Jesús que el alivia todas nuestras inquietudes y angustias, y creo, que éste sería una buena manera de ayudar a esas personas que necesitan salir de esos conflictos internos que causa la enfermedad.

También nos insat a cuidar nuestra salud y dar gracias por ella, ya que sin ella, no llegaríamos a ningún lado. Esperamos que todo salga bien, y puedas hacer una gran contribución como ser humano primero, y como sicóloga también.

Bendiciones!

Mónica Lima Quinto said...

Claudia, es muy difícil el tiempo de espera pero lo mas difícil es cuando nos informan de los riesgos de ese tipo de operación, en mi caso particular le dije al médico tratante, ¿y que pasa si no me opero?, su respuesta me afligió, LE QUEDARÍAN SEIS MESES DE VIDA A LO SUMO, mas que la respuesta, lo que mas me afiligó fué su rostro sin nigún tipo de expresión, pero hay buenas noticias, gracias a Dios llevo cuatro años de contar el cuento.

Chachi, sinceramente a veces me siento tan agotada en todo sentido pero creo que vale la pena por las personas que tienen que pasar por lo que yo he experimentado.
Gracias por tu último párrafo, todo está en manos de Dios.

Pirata, creo que tu hija Gaby es una adolescente, cuando se case y piense en tener sus hijos sería bueno que le contaras mi historia, después de la primera operación, un embarazo estaba contraindicado, pero tuve a mi primera hija, después de la segunda operación enmedio de aflicciones (estaba yo mas grande) Dios me bendijo con mi segunda hija, todo a pesar de los malos pronósticos de los médicos.

Roberto, descansar en Dios es un excelente consejo, pero a veces, cuando la rutina del día se realiza, se pierde la perspectiva correcta y por ello se cae en el cansancio.
Le comente a un colega el problema que actualmente tengo y que es de no intervenir emocionalmente en el preoperatorio y me dijo: pida a Dios por ellos, con ello está contribuyendo en gran medida, y ¿sabés qué Roberto?, tiene toda la razón del mundo.

Gracias a todos por tomarse el tiempo de darme animos y palabras de aliento, no saben lo mucho que me ayudan

La Filistea said...

Mónica, ya hace rato que quiero comunicarme con vos, si te parece escribime a lafilistea@hotmail.com. Cuándo se pueda claro está.Pues sé que andas del tingo al tango.

Sos una mujer tremendamente capaz de levantarle el ánimo a cualquiera que esté con las rodillas en el suelo.Lo digo por experiencia tu historia me ha ayudado mucho.

Los pacientes de Unicar, teniendote cerca están en buenas manos para toda la ayuda psicológica que podás ofrecerle.
Todo este esfuerzo será recompensado con cosas muy buenas y en abundancia.

Sos admirable.Un saludo a tu familia.
Abrazos!

Lizeth said...

Querida Mònica: es dificil abstenerse de dar ayuda cuando sabemos que podemos darla, a mi me ha pasado, pero a veces nuestra mejor ayuda es no hacer nada y dejar que Dios se encargue, recuerdo la historia de la cama que un dìa escribì en mi blog y que Dios tiene todo en sus manos, El es el que sabe que trato tiene con cada persona. Tu seràs un instrumento en sus manos para quienes El ha querìdo que tengas en el grupo experimental , pero no dejarà a las demàs personas sin su auxilio de la manera que El crea que es mejor para cada una.

" Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
....
tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;
Dios todo lo hizo hermoso en su tiempo." Eclesiatès 3:1,7 y 11

"Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes le aman,y de quienes él ha llamado de acuerdo con su propósito."
Romanos 8:28

Dios te bendiga y guíe en todo momento. Que su paz que sobrepasa todo entendimiento estè contigo.

Mónica Lima Quinto said...

Filistea, muchas gracias por tus comentarios, por supuesto que te voy a escribir.

Lizeth, me recuerdo de la historia de la cama, todo lo que dices es cierto.
¿Podemos paar despercibida la ayuda que hemos recibido de arriba?

Amigos todos, cuando me siento muy agotada, recuerdo sus comentarios y en verdad me animan mucho y me recuerdan que voy por buen camino, siento que es un deber hacer lo que hago, retribuir la oportunidad que se me ha dado por segunda vez.

ALEX said...

NECESITAS MUCHA FUERZA. LA MISMA QUE DESDE AQUI TE ENVÍO. ESPERO QUE TODO TE SALGA BIEN.

Mónica Lima Quinto said...

Alex, muchas gracias por tus palabras, en verdad esa fuerza me hace falta.

SCD said...

"...estoy convencida que va a ser un aporte interesante a la Psicología hospitalaria."

Esa frase lo resume todo, y más que fuerza, seria fortaleza para poder resistir no interferir en el sondeo.

Saludos!!!

Calle Quimera said...

Era una decisión muy difícil, Mónica, en tu caso salió bien pero..¿y si en el de ella no? Creo que hiciste lo correcto, la duda persistirá siempre pero siempre cabe la posibilidad de la adopción, y eso evita unos riesgos que quizás no era prudente correr.

Un beso.

EL ENMASCARADO said...

Monica, con paciencia todo va estar bien!

saludos primaverales (suena a Fidel Funes verda?)

Goathemala said...

Y tanto que somos una dualidad, basta con comprobar la cantidad de enfermedades de hondas raices psicosomáticas que existen. Si lo sabré yo.

Una pena lo del caso de la chica. Lo fundamental sería no hacer de es cuestión el centro de su universo.

Saludos.

PROSÓDICA said...

Monica tu sos re topada, yo se que podes lograrlo!!. Te entiendo con tener esos sentimientos que de pronto uno cree haber superado. El aporte que estas realizando me parece excelente......y ya ves como Dios te seguira utilizando para tantas cosas que tenes para darle a las perrsonas que te rodeamos.
Bien hecho Monica!!!.

Abrazos

Mónica Lima Quinto said...

SCD, Calle Quimera, Juan Carlos, Goathemala y Prosódica, muchas gracias a todos y todas por sus comentarios y el apoyo que me brindan aún sin conocerme, creanme que sus palabras me animan mucho a seguir adelante.
Me afecta bastante cuando me dicen que un paciente que he entrevistado en el preoperatorio, ha fallecido, me ha pasado varias veces, eso me enseña que debo estar mas agradecida por la nueva oportunidad que se me ha dado, y seguir luchando por los que se quedan entre nosotros.
Nuevamente muchas gracias