10/10/2007

Agradezcamos por nuestros problemas

No cabe duda que en la mayoría de oportunidades agradecemos solamente cuando nos suceden cosas que para nosotros son “positivas”, un aumento de sueldo, un premio, buenas calificaciones de nuestros hijos, coronar un sueño, etc., reaccionamos ante esto con alegría, disfrute, satisfacción y tantos sentimientos agradables que como humanos nos realizan.

Caso contrario cuando nos suceden cosas “negativas”, una llanta pinchada, desempleo, un jefe antipático, un sueño que no se cumplió, etc., asumimos la actitud contraria, pesadumbre, miedo, inseguridad y otros que nos desagradan y nos hacen sentir mal.

Pero acá viene la buena noticia, tanto por las cosas positivas como por las negativas deberíamos agradecer ¿Debería agradecer por quedarme sin empleo? ¿Qué estás pensando Mónica? Pues…..aunque usted no lo crea, detrás de las cosas negativas, se esconden verdaderas bendiciones.

A lo mejor un ejemplo aclara este contrasentido. Después de mi primer empleo de ocho años, por cierre de la Institución, me quedé sin trabajo y me lamenté mucho, pasé por varias entrevistas en busca de uno estable; cada negativa de contratación me frustraba grandemente y constituía un duro golpe a mi autoestima; ahora lo comprendo y doy gracias a Dios por no haber recibido alguno de los empleos que solicité, la mayoría tenía condiciones laborales que a la larga serían desfavorables para mi, los horarios eran muy cargados, las distancias largas en algunos tenía que viajar al interior, en otros no gozaba de prestaciones, etc.

Mi empleo actual se encuentra directamente relacionado a mi carrera, el lugar es muy bonito y trabajo con la población que siempre había soñado, además el horario es muy adecuado para mí y trabajo a diez minutos de donde vivo; es más, nuestra vida cambió por completo, adquirimos una vivienda mas amplia y bonita de la que teníamos y Mónica estudia en un mejor colegio, relativamente cerca de nuestra casa.

Esto lo escribo porque leyendo un libro que se denomina “Chocolate Caliente para el alma”, me llamó mucho la atención la historia de Frank, la cual resumo a continuación:
Frank deseaba volar al espacio, era su sueño de niño, como en los pueblos pequeños de Estados Unidos no había mayores oportunidades, se hizo maestro de ciencias. Un día recibieron una convocatoria los maestros para competir por un vuelo espacial de la NASA, ¡la oportunidad que había soñado!, no solo estaría cumpliendo su sueño, sino también honrando a su pueblo que creía en él. Hicieron la elección entre 11,000 aspirantes y él fue de los 100 elegidos, el grupo se fue depurando mediante pruebas, para al final quedar únicamente 15, a los cuales sometieron a un curso de dos semanas arduas de preparación con simuladores de falta de gravedad y varias pruebas mas, luego se despidieron para esperar la respuesta.

En su casa revisaba la correspondencia día a día, esperando tan preciada respuesta, ¡tenía que ganar!, no podía defraudarse a si mismo, a su familia, a sus alumnos y a la gente del pueblo que confiaba en él.

Por fin llegó la devastadora noticia, no sería el primer maestro en salir al espacio: la NASA había elegido a una maestra de Concord, New Hampshire, llamada Christa McAluffie. El optimismo fue desplazado por depresión, furia y falta de confianza. Buscó consuelo en el papá y solo recibió las siguientes palabras “NADA OCURRE SIN MOTIVO”, lo que incrementó su ira ¿Qué consuelo es ese? ¿No se le ocurría nada mejor que decir? En ese momento no entendió nada.

El martes 28 de enero de 1986, la fecha con que había soñado desde hace 25 años antes, vieron en el televisor el despegue del Challenguer con familia y amigos. Mientras se alejaba de la torre pensó para si mismo “¡HABRIA SIDO CAPAZ DE CUALQUIER COSA POR ESTAR ALLÍ!” Setenta segundos después, el Challenguer estalló, matando a cuantos iban a bordo, incluida la maestra McAluffie, de inmediato recordó las palabras de su padre, nada ocurre sin motivo.

Esta historia de la vida real me llevó a la reflexión de que detrás de todo acontecimiento que parezca negativo para nosotros, siempre existen efectos positivos y en mayor medida de lo que pensamos. Esto lo escribo para que reflexionemos sobre ello y saquemos nuestras propias conclusiones, yo escribí al inicio un ejemplo de mi vida, pero realmente son muchos.





19 comments:

Lizeth said...

Es muy cierto todo lo que dices. Aquì te copio dos textos de la Biblia que dicen eso:

"Cuando algo se dice, cuando algo ocurre,
es porque el Señor lo ha ordenado.
38 Tanto los bienes como los males
vienen porque el Altísimo así lo dispone."Lamentaciones 3:37

"Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes le aman" Romanos 8:28

Dios te bendiga.

G.Ruiz said...

QUe razon tienes, hace unos dias leyendo un pequeño libro negro que me regalaron me encontre con esta frase " todas las cosas ayudan a bien " y ahora con lo que leo aca me doy cuenta de que algunas veces nos ahogamos en un vaso de agua cuando hay un mar lleno de oportunidades delante de nosotros.

Bellas letras y lo de este libro segun me han contado es bastante bueno tendre que leerlo.
Saludos

SCD said...

Ya lo dice el viejo y conocido refrán; No hay mal que por bien no venga... ya vas chapulín, jajaja.

Ya en serio, es cierto, a veces solo hace falta ver las cosas "malas" con buenos ojos.

Saludos!!!

Pirata Cojo said...

Dicen que la necesidad es la madre de la inventiva, gracias a ello, me libré de un jefe detestable en todos aspectos y tengo mi empresita ya hace cuatro años y medio.

saludos maestrísima.

Mónica Lima Quinto said...

Lizeth, es bastante cierto lo que dice la palabra.

Guty, al principio no comprendemos el por qué, como tu decís, nos ahogamos en una nada, pero luego.... lo descubrimos.

SCD, excelente el dicho

Pirata, me imagino que al principio te sentías desubicado, después de tener un salario fijo, luego depender por si mismo, pero estoy segura que tu empresa te habrá dado mayores satisfacciones.

Gracias a todos por sus comentarios y por la visita

Calle Quimera said...

Es eso de "Dios escribe derecho con renglones torcidos". Muchas veces , cuando hay que elegir ante una encrucijada de caminos uno u otro nos quedamos con la duda de si hubiera sido mejor el que no escogimos. Y quizás la respuesta esté en lo que hoy dices...

Besotes.

CHC said...

No habia comentado, porque no habia tenido el tiempo de sentarme a leer tranquila, estos post tan interesantes. Tanto este de los problemas, como el de los co-dependientes.

Me encantan tus anotaciones Monica.

un fuerte abrazo.

Goathemala said...

A mi me gustan los problemas que sepa manejar. Son como un aliño a la vida. Lo malo es cuando concurren problemones de estos que ocultan el horizonte y no dependen de ti. Esos, la verdad, me desesperan y angustian. Pero siempre ofrezco batalla.

Saludos.

ACENTUANDO said...

Pensamos en lo mismo esta semana Moni!!!. Esa frase de "Todo pasa por una razon" es tan cierta como esa otra que va: "Todo lo que sube, baja". Jajajaja.
Muy de acuerdo con lo que escribistes. Todo tiene una razon, motivo o proposito mayor, aunque aveces cuando nos abruman las malas noticias nos cueste creerlo. Sin embargo, siempre me he dicho a mi misma que si Dios me quita algo, es porque adelante me espera algo mucho mejor (para ser concreta, siete veces mejor).
Abrazos

Mónica Lima Quinto said...

Calle quimera, en el camino de dos o mas vias, siempre dudamos, es normal y razonable, sin embargo cuando escogemos una de las tantas vias y miramos atras decimos: si hubiera escogico X o Y camino no habría tenido la oportunidad de ...., todo en la vida es un aprendizaje.

Gracias Chachi, espero de todo corazón de estés bien.

Lo importante es no dar "tanta batalla", si están allí, algún propósito tienen, analizalo y verás, ¿cuantas cosas has logrado a raiz de esos problemas que no has posido manejar? solo tu sabés la respuesta.

Acentuando, si yo creyera en la telepatía, diría que hemos estado conectadas, yo tengo otro dicho "si se me cierra una puerta, otra mejor se abrirá", por supuesto que en el momento me aflijo, angustio y demás, pero esa es la conclusión.

Gracias amigos por sus comentarios y por la visita, me han alegrado el día.

Daniel de Witt said...

Totalmente de acuerdo. Además, generalmente de las crisis surgen las oportunidades y los aprendizajes.
Es una manera de crecer en todo sentido.
Un abrazo.

La Filistea said...

Uff este tema me ha tocado realmente.
Hace unos meses analizaba mi vida junto a una amiga, y ella me escuchaba atentamente, sin decir ni una sola palabra y yo estaba furiosa por muchas cosas y ella seguía escuchandome con su cigarro en la boca sin decirme nada , absolutamente nada.

Pensé muchas cosas, "quizá me tiene lástima", "quizá la aburrí con tanta perorata", "soy mensa por decirle esto".

Al final después que yo me desahogué, me contó una historia parecida, y me explico de como uno está en el momento adecuado para presenciar ciertas cosas y también para escapar de ellas, y de como es una lección de vida y de protección digamos de alguien de allá arriba.

Total que esto me lo recuerda, uno a veces añora lugares, personas, sabores, olores, en fin.. tanta cosa para darse cuenta que las piezas del ajedrez se movieron efectivamente.

Mónica me dejaste con el ojo cuadrado.

Chaludos.

Veronica said...
This comment has been removed by the author.
TEA CUP CLUB said...

Estoy 100% de acuerdo con lo que dices. Todos y muchos cometemos el error de agradecer siempre y casi siempre por solo lo bueno que nos viene y nos pasa. Es bueno agradecer por las adversidades de la vida, Dios nunca manda nada malo, solo manda pruevas muy fuertes para calibrar nuestra fe y de todo esto que uno cree que es malo debemos sacar lo mejor y fruto para el futuro, pues es muy cierto aquel dicho que dice: "NO HYAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA" y de todo tenemos que aprender un poquito.

Que bien que todos los cambios fueron a tu favor y eso es lo lindo de la vida, como nos enseña afrontar nuestro dia con dia.

Me encanto mucho lo que nos has dicho en el blog de nuestra casita, tu casita tambien. Mil gracias y te mando un gran abrazo desde Upland California.

Veronica
(ya te envie la fecha para la proxima reunion) luego te mando la direccion ojala puedas ir besitos

Roberto Lone said...

Hola Mónica!

Muy buena introducción cuando hablas y ejemplificas con tu propia vida.

Lo primero que se debe de agradecer es por estar vivos, ya eso nos hace parte de este Universo. Los problemas son para solucionarlos, o como diría Napoleo Hill: "El fracaso es el éxito al revés".

La vida sería más aburrida sin música y sin problemas. Lo único es que tenemos que saber cuáles nocorresponden a nosotros y cuáles no, y sobre todo, no meterse en problemas ajenos que nos pueden acarrear complicaciones.

Saludos !

Mónica Lima Quinto said...

Daniel, totalmente de acuerdo contigo, las crisis las debemos tomar como aprendizajes y oportunidades para madurar.

Fili, me gustó lo de las piezas de un rompecabezas, a veces no entendemos por qué está allí una pieza porque no encaja, pero luego, con el tiempo y otras circunstancias o piezas, encajan perfectamente.

Verónica, ciertamente "Dios no hace reglones torcidos" aunque a un principio así parezca, aunque no entendamos nada, todo tiene un propósito.

Roberto, ¡hola amigo! ¿cómo va la cosa? espero que bien.
Ejemplifico con mi vida pues es lo que mejor conozco. Por supuesto que lo más valioso que tenemos es la oportunidad de estar vivos, sin vida no hay dificultades, contratiempos, alegrías, tristezas ni nada.
Lo último que decís es la oración de la serenidad "Dios dame paciencia para aceptar lo que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que puedo y sabiduría para conocer la diferencia", yo le agregaría: y agradecimiento por TODO lo que me envías.

Saludos a todos y gracias por su visita

EL ENMASCARADO said...

Nunca estes conforme!
Y no le heches la culpa a nadie!

Todo esta en tus manos..Y vos lo sabes!

Lo demas...es tu historia,
Buena onda por compartir mi querida amiga.
da lo que humanamente posible es posible.

Calle Quimera said...

No voy a negar que en muchos casos lo que dices es cierto.Pero también es verdad que en otros muchos no.Si me dices que tenemos que cambiar la visión que tenemos de nuestras "desgracias",estaré totalmente deacuerdo contigo. Todo es relativo. Abrazos,salud¡¡¡.

Mónica Lima Quinto said...

Juanito y Calle quimera (creo que la parte masculina), no es conformismo, los problemas siempre van a estar, lo que personalmente podemos cambiare es la percepción que tenemos de los mismos.